El Ayuntamiento de Errenteria ha querido hacer una valoración de lo que ha sido el Festival de Encuentro entre Culturas y Música a pocos días de finalizar su quinta edición. Según ha explicado el director de Atlantikaldia Iker Tolosa, la organización del festival está más que satisfecha con lo que ha dejado el festival, “muy contentos”.


Pero no solo con eso, ha valorado positivamente la participación de la ciudadanía: “Ha sido el Atlantikaldia más multitudinario que hemos conocido. Según el contador de personas que hemos colocado entre la Alameda y la Herriko plaza, la cantidad de personas que han visitado el festival ha crecido un 10% comparando con la edición de 2016” (No se disponen datos de la edición del pasado año). Edición tras edición, la clave de Atlantikaldia para atraer al público suele ser la oferta musical. Los cabezas de cartel de este año han sido artistas de renombre como Bebe, Nneka o Esne Beltza.

Sin embargo, Tolosa ha querido ir más allá a la hora de explicar las razones de la gran afluencia de gente: “En los conciertos de la plaza de Lehendakari Agirre ha habido mareas de gente pero todas las actividades han llenado las diferentes plazas, como por ejemplo los conciertos de pequeño formato o los espectáculos de danza en la Herriko plaza, las propuestas dirigidas al público familiar en la Herrixka o la programación dirigida a los y las jóvenes en Kalekaia. Hemos completado un programa de calidad para todas las disciplinas, y el público lo ha premiado”.

Un festival universal

El concejal de Cultura Ion Collar ha querido citar otra de las claves del éxito del festival: “La implicación de los agentes ha sido extraordinaria. Hemos conseguido crear un programa del más alto nivel con el trabajo conjunto de todos y todas.” El programa recoge diferentes propuestas de multitud de asociaciones del pueblo pero además, rebasando los límites de Errenteria, el festival ha sabido atraer a agentes de fuera: “Esto es realmente importante para nosotros. Errenteria se está conviertiendo en referente cultural y se está posicionando en el mapa”, ha destacado el concejal de Cultura. Por lo tanto Collar ha querido dar las gracias a los patrocinadores, colaboradores, a la ciudadanía y a todas las personas de fuera que han visitado el festival.

La Técnica de Convivencia comunitaria y Cooperación Samira Goddi, también ha querido valorar la aportación del festival: “Con Atlantikaldia hemos creado una nueva manera para que la ciudadanía se encuentre y se conozca. Hemos construido un nuevo formato de festival, un festival para todos y todas”. En Errenteria viven 80 comunidades diferentes y ver que esas comunidades comparten los mismos espacios “es muy enriquecedor” ha dicho Goddi. Por otro lado, ha querido destacar el éxito de las actividades que tienen como base la convivencia entre culturas; como por ejemplo el taller de Henna o la iniciativa Sukaldian.

Este último ha llegado con novedades, y gracias a ellas, Atlantikaldia ha podido apoyar a una asociación solidaria: “Las recetas preparadas en la actividad Sukaldian, las hemos llevado a Gastrogunea para que los y las visitantes de esta nueva zona gastronómica puedan probar diferentes cocinas del mundo. Estos platos se podían comprar al precio de un euro y el dinero conseguido ha sido para la asociación Zaporeak. 551 € en total”. Para finalizar, Iker Tolosa ha querido poner el foco en el futuro y ha expresado su intención de seguir trabajando para que la filosofía de Atlantikaldia se extienda a las actividades que suceden durante todo el año. “Además, queremos seguir con las puertas abiertas para la cooperación y trabajo en común con otras organizaciones y desarrollar ese camino”, ha concluido.